martes, 17 de julio de 2012

Con la bibliotecaria jefe, por favor

Eso dije a una de las bibliotecarias de la biblioteca de mi barrio. Porque allí son todo bibliotecarias. Bibliotecarias, y feas. Que probablemente les den puntos extra en la oposición por ser mujeres y poco agraciadas. La bibliotecaria que me atendió me miró de arriba abajo y señaló a otra que estaba sentada un poco más apartada. Con mesa para ella sola y todo. Allá que fui.

- Hola, buenos días.
- Mshchsshchm.

Dijo ella. Que igual quería decir el típico "os ías" desganado que se suele contestar y que debe tener a todos los estudiantes de primero de español que pasan el verano en Madrid despistadísimos. El caso es que me puso la típica cara de "con lo a gusto que estaba yo jugando al buscaminas", me la intenté ganar sonriendo mucho, porque sabía que lo que iba a pedirle no era fácil.

- Hola buenos días - insistí, para parecer educadísima, como las chicas que saben pelar una naranja con cuchillo y tenedor- mire, verá, me gustaría acceder a la lista de personas que se hayan llevado este libro antes que yo.

Y le enseñé "Vida cotidiana en la España de la Inquisición", de Fernando Díaz Plaja.
Fernando Díaz Plaja, posando con todos los libros que ha escrito.

Ahora la mira de la bibliotecaria decía "vas lista, guapa". Me vino a decir eso, pero en plan educado:

- No es posible darle tal información. Como comprenderá, no es pública.
- Ya, bueno, eso dice ahora, pero es que tengo mis motivos.

La biblioteca me dedicó una mirada de desdén infinito.

- Hay una persona que se ha llevado este libro, y lo ha dejado lleno de notas.
- Lamentablemente, eso suele suceder.
- Ya, pero no hablamos de subrayados. Hablamos de notas, comentarios:
 - Opiniones:

 - Que esto es como el audio commentary de los extras de un dvd:

Esta vez la mirada de la bibliotecaria tenía un aroma a indignación. Pero disimuló:

- Si yo la entiendo, probablemente sea un profesor de historia cabreado. Porque... -aquí cambió el tono y se puso a hablar bajito- esta gente es muy así. Como uno tenga plaza fija en la universidad, le inviten a cursos de verano y, sobre todo, publique... Los demás lo llevan fatal. Estos catedráticos son así.
- Yo también pensaba que este tipo era un experto en historia. Un hombre así vejete y entrañable, porque esta caligrafía, este uso del léxico tan anticuado...

- Porque, a ver, ¿quién dice "canallesco" hoy en día?
- Nadie- dice la bibliotecaria, con un deje de melancolía en la voz.
- Pero no te engañes, ¿eh? Que este no es un catedrático resentido. Éste de historia ni tiene ni idea, ¿no ves todos estos comentarios escandalizados?, ¿pero qué esperaba este hombre en un libro sobre la Inquisición, vamos a ver?
- Lo que está claro- añadí yo, ya crecida- es que es un vejete. Esa caligrafía con las emes como si fueran puentes, ese "canallesco", esos puntos suspensivos que son circulitos...
- Y cuatro, ha puesto cuatro puntos suspensivos.
- Me alegra que te hayas dado cuenta, porque mira esto otro:


La bibliotecaria examina la nota:

- Cómo odio a la gente que no cierra los signos de exclamación...
- Te entiendo, pero es que no has visto nada.
- ¿Hay más?- pregunta, asustada.
- Sí. Hay más. Una nota escrita con bolígrafo.
- ¡¡No!!
- Y espera, espera...

- Oh, Dios mío- dijo la bibliotecaria al leer "hayer".

Inmediatamente se giró hacia su ordenador, tecleó algo en la pantalla, le dio a imprimir y me dio la hoja boca abajo, como los dealers cuando escriben el precio que quieren por diez kilos de coca. Doy la vuelta a la hoja y la miro con disimulo.

- Qué pocos nombres...
- Es la lista de los últimos cinco años. La gente ya no saca libros, y menos si son de historia medieval. Una pena.
- Sí, una pena, digo yo.

¿Continuará?

9 comentarios:

loquemeahorro dijo...

¿Y si este hombre se comprara un cuadernito y apuntara ahí todas inquietudes que le asaltan y que ve que si no expresa le da un pasmo?

Anónimo dijo...

La verdad, no me parece que sea para tanto.... Claramente ese libro contenia inexactitudes y el que se lo llebo a casa antes que tu sintio tanta pasion al leerlo que tubo que escribir algo. Criticarle no me parece una actitud de ley.

laesti dijo...

Loque, tienes toda la razón.
Sospechoso anónimo que escribe con cuatro puntos suspensivos, ¿se ha planteado escribir sus cosas en un cuadernito?

Amiga R. dijo...

jajajajajajajajajajaja

Me había descojonado con el post, pero al llegar al comentario de Anónimo y tu respuesta, me ha dado ya la risa tonta. ¡Vuelve a esa biblioteca inmediatamente y saca otro libro de historia! Nos lo debes a todos tus fanses: QUEREMOS OTRO POST DE ESTOS.

Anónimo dijo...

Yo no e escrito las notas del libro de historia mediebal. Y si lo hubiera echo, qué?

Claudia Hernández dijo...

Jajaja, me partoooo.
Saludos

Carabiru dijo...

Estoy con Amiga R. ya el post y la anécdota en sí me habían parecido maravillosos, pero la actuación estelar de "Anónimo" me parece la apoteosis!

siouxie dijo...

Acabo de descubrir (hace un ratillo) este blog, siguiendo el rastro que dejó en el facebook "Escrito por", y me encanta :).
Son las mil y tengo que irme al sobre, pero me encantaría repetir, ¿se puede?

Gracias,

Siouxie.


laesti dijo...

¡Bienvenida, Siouxie! Y vuelve cuando quieras.